Abrimos el armario y nos vestimos con la ropa de la Sala Blanca siguiendo estrictamente el protocolo establecido: nos ponemos los cubre-zapatos, el gorro así como los pantalones y la casaca. Finalmente, es el turno de los zapatos antiestáticos. Una vez vestidos, pisamos repetidamente la alfombra adhesiva antes de entrar en el laboratorio, donde nos está esperando Rosa Villa, líder del Grupo de Aplicaciones Biomédicas del IMB-CNM.

Ubicado en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM, CSIC) y perteneciente al CIBER-BBN, el GAB aprovecha las capacidades tecnológicas disponibles en la Sala Blanca del IMB-CNM para aportar soluciones novedosas a diferentes aplicaciones biomédicas. Unos resultados que se basan principalmente en la detección a diferentes niveles de organización biológica, es decir, moléculas, células y órganos. El grupo trabaja conjuntamente con diferentes grupos de investigación biomédica, desde el análisis teórico hasta los ensayos clínicos finales.

A lo largo de los años, el grupo ha acumulado una amplia experiencia en la biomonitorización de órganos, tejidos vivos y cultivos celulares utilizando diferentes estrategias de detección y materiales electrónicos avanzados, lo que les ha permitido ser líderes en dos áreas clave de la investigación biomédica: materiales electrónicos avanzados para la neurofisiología e integración de dispositivos de detección con estructuras microfluídicas para la biomonitorización.
Las tecnologías neuronales han evolucionado utilizando micro y nanosistemas para estudios in vivo e in vitro centrados en la comprensión del cerebro. Los electrodos de estimulación y registro se han utilizado ampliamente para estudiar la actividad eléctrica neuronal, por lo que se están invirtiendo importantes esfuerzos en la modificación del material de la superficie de los microelectrodos para mejorar el contacto de la interfaz electrodo-electrolito. En particular, están investigando el uso del grafeno como material activo para la interfaz de los tejidos neuronales.

El grupo trabaja con el objetivo de ofrecer soluciones innovadoras a la comunidad médica con herramientas avanzadas, basadas en micro y nanotecnologías.

Las micro y nanotecnologías han allanado el camino para el desarrollo de nuevos dispositivos capaces de detectar señales biológicas a partir de muestras biológicas. Además del diseño, la fabricación y la caracterización de sensores y biosensores, también estamos interesados en su integración en biosistemas microfluídicos y dispositivos organ on a chip. El grupo se dedica a desarrollar nanoestructuras para explorar las capacidades de detección (opto) mecánica mediante respuesta plasmónica o colorimétrica así como la evolución de diseños innovadores para la detección electroquímica.

Sobre la Sala Blanca
La Sala Blanca de Micro y Nanofabricación Integrada (SBCNM) es una Infraestructura Científica y Técnica Singular (ICTS) dedicada al desarrollo y aplicación de tecnologías innovadoras en el campo de la Microelectrónica junto con otras Micro y Nanotecnologías emergentes.y Nanotecnologías emergentes.
Está dirigida a investigadores, principalmente a los del centro nacional de microelectrónica pero también está abierto a pequeña y mediana empresa para desarrollar nuevas series de prototipos y permitirles poder tener contacto con estas micro nanotecnologías; bien a través de su conocimiento o gracias al acceso proveído por los investigadores del centro.

En la foto, las investigadoras Gemma Gabriel y Rosa Villa.

Este proyecto está cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).